Todos Santos

Todos Santos es un Pueblo Mágico con una vibrante comunidad de artistas, una diversidad de playas paradisíacas ideales para el surfeo, un paisaje único compuesto de oasis, montaña y desierto, y algunas de las mejores propuestas culinarias de la península empleando productos orgánicos locales.

Todos Santos es un pintoresco pueblo bohemio en el que puedes caminar por sus edificios históricos, que ahora albergan cafés, galerías y boutiques de vanguardia internacional, o pasar un día de descanso en la playa, admirando los mejores atardeceres, el paso de las ballenas por el Océano Pacífico o los astros sobre el Trópico de Cáncer.

Historia

Esta hacienda azucarera con decorados regionales y tecnología de punta fue construida alrededor de 1860 por la familia Domínguez. Algunas décadas después, se donó el edificio para establecer una academia de artes para mujeres jóvenes. Con la revolución, la academia se convirtió en el albergue de la Escuela Normal donde residieron los futuros profesores de toda Baja California Sur.

De 1950 a los inicios de la década de 1970, este edificio sirvió como la delegación, que posteriormente se mudó a la plaza central. Fue entonces que el legendario profesor Néstor Agúndez propuso establecer el albergue para los estudiantes de educación preparatoria en este edificio histórico. Posteriormente, la construcción fue abandonada por algunos años hasta que la restauración comenzó en 2009 bajo la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y el hotel abrió sus puertas en 2010.

Guaycura

La palabra “Guaycura” hace referencia a la comunidad indígena que habitó este oasis. En su vida diaria, balanceaban el disfrute de las pequeñas cosas en la vida con la contemplación de las maravillas naturales. Desaparecieron en el siglo XIX, dejando como su legado la preservación del oasis, un delicado vocabulario y algunos restos arqueológicos que se pueden apreciar en la Casa de la Cultura.

Viva la Experiencia Guaycura

Explore la Ruta Guaycura: Conozca el pueblo, visite la playa y disfrute de vistas encantadoras en un ambiente relajado, con atención personalizada y suculentos platillos. A lo largo de su ruta, descubrirá bellos paisajes, deleitará sus sentidos y vivirá momentos inolvidables.

Siga la huella de los Guaycuras y admire la vegetación del oasis desde el Sky Lounge Restaurant Bar, o relájese en una playa paradisíaca en El Faro Beach Club & Spa y deléitese con la gastronomía, la vista y las huertas de El Mirador Restaurant. También puede descansar en un edificio histórico que alberga al Guaycura Boutique Hotel Beach Club & Spa o tomar un tratamiento Spa mientras aprende del legado de esta cultura.